Patrimonio

puente 1

Uno de los principales vestigios que permanecen en el término de Aldeanueva del Camino son los puentes de época romana y sobre cuyo número no existe acuerdo entre los estudiosos del tema puesto que unos sostienen que actualmente se conservan cuatro y otros se inclinan a pensar que son cinco.

De estas dos hipótesis la que parece más acertada es que son cuatro:

  1. El puente sobre la Garganta Buitrera, de un solo ojo, cimentado en la roca viva, en la actualidad muy rehecho, sin guardar ningún respeto a su primitiva construcción.
  2. Sobre el río Ambroz y a la altura de donde se encuentran los restos de lo que fuera plaza de toros con tablados de madera y escoba, se levanta un puente de dos arcos de medio punto. Apareciendo las dovelas de uno de ellos numeradas del uno al diez y fecha de 1464, que debió ser reconstruido, diferencias que se aprecian en el material de construcción de una parte y otra.
  3. La Calzada de la Plata en su discurrir hacia el Norte, se encuentra atravesada esta vez, por el cauce de la garganta llamada de Andrés, que toma su nombre de la próxima sierra donde tiene sus fuentes. Este paso fue salvado por los romanos con otras de sus obras de ingeniería, que fue sacrificada "en aras del progreso" por la carretera N-630, permaneciendo únicamente lo indestructible, su expresivo nombre de Romanillos, llamado en 1291 Puente del Canto o Puente Roto.
  4. El llamado Puente de las Doncellas, sobre el río Ambroz, en el Km. 93,400 de la N-630, fue dinamitado en el año 1958 y reconstruido con más amplitud para el tráfico, sin ningún arte ni respeto al original, borrando de esta forma una huella más del pasado. De lo que fue, sólo permanece un estribo y el arranque de la bóveda. 

puente 1

Otra de los vestigios romanos que encontramos en Aldeanueva del Camino son las inscripciones romanas talladas sobre piedra. En la actualidad se conservan dos: Una de ellas dedicada a los dioses Manes, que servía de dintel a una ventana de una casa, hoy reconstruida y mantenida en la fachada de la vivienda. La otra inscripción se encuentra en otra fachada de otra vivienda, antiguo aserradero de madera.

Restos romanos encontrados en la población no hay muchos, salvo algunas monedas en paradero desconocido.

bovedas 1

En los alrededores del pueblo nos encontramos con unas bóvedas cuyos restos se encuentran en el lugar llamado La Fresneda y que han venido siendo utilizada para el cobijo de ganado menor y para las viviendas temporales de los pastores. Este tipo de viviendas es característico de los pobladores de la primera Edad del Hierro, por lo que de confirmarse estas suposiciones Aldeanueva del Camino tendría sus cimientos antes de los romanos en el siglo IV antes de Cristo.

iglesia 1

La división eclesiástica y administrativa que sufrió el pueblo nos dejó dos magníficas iglesias. La Parroquia de Parte de Arriba dedicada a Nuestra Señora del Olmo y la de Parte de Abajo llamada la de San Servando. Las dos iglesias presentan unas características semejantes, pudiendo fecharse su construcción a finales del siglo XV y primera década del XVI. Mantienen un estilo gótico de transición, con elementos netamente característicos de las iglesias extremeñas.

La iglesia de San Servando, es una fábrica de mampostería con recios estribos y torre junto a la cabecera. Consta de una sola nave más ancha que la capilla mayor y está dividida en tres tramos por dos arcos de piedra de medio punto sobre columnas jónicas; en el último tramo se levanta el coro o tribuna. En el frontal de la cabecera de la nave y a cada lado, existen dos hornacinas enmarcadas en sendos arcos de medio punto. La techumbre es de madera así como el piso, si bien este originariamente debió ser de baldosas. La capilla mayor separada por una pequeña escalinata es toda de piedra, de forma cuadrada y con bóveda de crucería.

La iglesia de Nuestra Señora del Olmo, al igual que la anterior es una fábrica de mampostería, con anchos contrafuertes y torre rectangular junto a la cabecera, a la que se accede por unas escaleras exteriores. En la actualidad quedan muy pocas en España de similares características y se considera como ejemplar único. El interior de la iglesia lo constituye una sola nave, más corta que la de San Servando, y bastante más ancha que la Capilla Mayor, dividida en dos tramos por un arco de medio punto de piedra con sección ochavada, al final del último tramo se levanta el coro o tribuna. Al igual que en la otra iglesia existen sendas hornacinas en cada uno de los frontales de la nave, enmarcadas en este caso por un arco escarzano. La techumbre de la nave es de madera a tres planos. La bóveda gótica de la Capilla Mayor, en su totalidad de piedra, forma una estrella de ocho puntas. Se atribuye la autoría de esta bóveda a Juan de Alvar, maestro que trabajó en la Catedral de Plasencia.